Ante la creciente demanda de semiconductores en medio de la escasez mundial de chips, Samsung Semiconductor ha presentado una innovadora iniciativa para abordar el consumo de agua en la fabricación de chips. La industria de los semiconductores consume grandes cantidades de agua, y cada chip requiere miles de galones de agua ultrapura (UPW) para su producción. El plan  implica una expansión significativa de sus líneas de producción, con proyecciones que indican que su demanda de agua industrial se duplicará para 2030. Para mitigar esto, se planea reutilizar las aguas residuales como recurso para sus procesos de fabricación.

La empresa tiene previsto tratar y purificar 400 millones de litros (105.668 millones de galones) de aguas residuales al día en su planta de Hwaseong, transformándolas en agua ultrapura apta para la producción de chips. Reconociendo la importancia crítica de la pureza del agua en la fabricación de semiconductores, someterán las aguas residuales a múltiples etapas de filtración y purificación para eliminar cualquier contaminante potencial que pueda comprometer la calidad del chip.

Este enfoque innovador marca un paso significativo hacia la sostenibilidad en la fabricación de chips. Al aprovechar las aguas residuales como fuente de agua, Samsung pretende reducir su dependencia de los depósitos de agua dulce, contribuyendo así a esfuerzos más amplios de conservación del agua. Además, esta medida podría potencialmente establecer un nuevo estándar de responsabilidad ambiental en una industria analizada durante mucho tiempo por su impacto ambiental.

La iniciativa está preparada para tener implicaciones en todo el panorama de fabricación de chips, y es probable que otras empresas consideren estrategias similares. A medida que se intensifica el enfoque global en la sostenibilidad, iniciativas como esta ejemplifican el compromiso de la industria de mitigar su huella ambiental y al mismo tiempo satisfacer la creciente demanda de productos semiconductores.