El agua subterránea es esencial para la vida en la Tierra, se forma cuando la lluvia y la nieve se filtran en el suelo y se abastecen ríos y lagos. Sin embargo, un estudio reciente ha alertado sobre el agotamiento futuro de las aguas subterráneas en Corea, afectando a millones de personas para el año 2080.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pohang utilizó un método estadístico avanzado para analizar datos de niveles de agua subterránea de 2009 a 2020, identificando patrones críticos. El aumento de la temperatura global está afectando los flujos de agua, lo que requiere políticas hídricas para abordar eficazmente el cambio climático.

La gestión sostenible de los recursos hídricos es crucial para proteger los ecosistemas y el desarrollo socioeconómico.

El análisis de los niveles de agua subterránea en Corea reveló que las sequías y cambios estacionales afectan de manera diferente a las aguas poco profundas y profundas. Las aguas poco profundas son más sensibles a las precipitaciones estacionales, mientras que las aguas profundas son más afectadas por las sequías.

Se prevé una disminución en los niveles de agua subterránea en la península occidental, lo que podría afectar a millones de personas para el año 2080. Se destacó la importancia de planificar un desarrollo nacional integrado que considera no solo el desarrollo regional, sino también la gestión equilibrada de los recursos hídricos para evitar el agotación del agua subterránea.

Este estudio destaca la necesidad de gestionar de manera sostenible los recursos hídricos para satisfacer las necesidades de agua de la comunidad y mitigar los efectos de la sequía.