Científicos de la Universidad de Queensland y la Universidad de Xiamen en China han desarrollado un novedoso método para medir y eliminar el sulfato del agua, abriendo posibilidades para mejorar la calidad de las vías fluviales y optimizar tratamientos de desechos nucleares. La molécula creada, en forma de jaula, tiene la capacidad de atrapar selectivamente el sulfato, un ion natural en el agua. Controlar la concentración de sulfato es crucial en áreas de salud, industria y gestión ambiental, ya que su presencia en exceso puede contaminar el agua potable y acelerar la corrosión de tuberías, además de complicar la inmovilización de residuos radiactivos.

La molécula diseñada funciona como una «trampa molecular» que mide y atrapa el sulfato con alto grado de selectividad. Esta innovación, económica y elaborada con productos químicos disponibles en el mercado, tiene aplicaciones prometedoras en diversas áreas. El profesor Jack Clegg destaca que, aunque el sulfato tiene funciones metabólicas importantes en el cuerpo humano en cantidades pequeñas, su presencia excesiva en el medio ambiente puede ser perjudicial. Además, el Dr. Xin Wu subraya la capacidad única de la molécula para estabilizar sustancias químicas cargadas negativamente, lo cual puede tener aplicaciones en medicina, como tratar enfermedades relacionadas con el transporte de iones defectuoso.

Los científicos creen que este avance puede tener un impacto significativo en la monitorización y eliminación del sulfato del agua, con posibles beneficios en la salud pública, la preservación del medio ambiente y aplicaciones médicas. El estudio, que describe la investigación, se publica en la revista Nature Chemistry, destacando la relevancia y el potencial de esta innovación en diversos campos científicos. Este desarrollo destaca la importancia de la investigación para abordar desafíos ambientales y de salud.