Un equipo de científicos de Química y Ciencias Ambientales de la Universidad de Birmingham, en colaboración con el Bundesanstalt für Materialforschung und -prüfung (BAM) de Alemania, ha desarrollado un novedoso enfoque para detectar la contaminación por «químicos eternos» en el agua mediante luminiscencia. Estos químicos, conocidos como PFAS o «productos químicos permanentes,» son fabricados con flúor y se utilizan ampliamente en diversas industrias, pero su persistencia y acumulación en el medio ambiente han generado preocupación, especialmente en el agua.

El profesor Stuart Harrad y la profesora Zoe Pikramenou, de la Universidad de Birmingham, lideraron el diseño de un nuevo sensor para identificar estos químicos en el agua, crucial para la salud humana y del planeta. La detección de PFAS en el agua es esencial debido a la falta de métodos simples y rápidos, ya que los existentes son difíciles, costosos y requieren mucho tiempo.

El equipo desarrolló un modelo prototipo que detecta el ácido perfluorooctanoico (PFOA), un PFAS, utilizando complejos metálicos luminiscentes en una superficie sensora. Al sumergir el dispositivo en agua contaminada, el sensor detecta el PFOA mediante cambios en la señal de luminiscencia emitida por los metales.

Aunque el sensor ha logrado detectar 220 microgramos de PFAS por litro en aguas residuales industriales, se destaca la necesidad de hacerlo más sensible para aplicaciones en agua potable, donde se requeriría detectar niveles de nanogramos de PFAS. El equipo planea perfeccionar el sensor en colaboración con científicos de BAM en Berlín, con el objetivo de hacerlo portátil y más sensible para su uso in situ, especialmente en casos de derrames y para determinar la presencia de estos químicos en el agua potable.

La profesora Pikramenou enfatizó la importancia del prototipo como un paso significativo hacia una detección eficaz y precisa de la contaminación por PFAS, contribuyendo a la protección del medio ambiente y la seguridad del suministro de agua potable.