A principios de 2023, una serie de tormentas sin precedentes azotaron California, desencadenando inundaciones, cortes de energía y deslizamientos de tierra. Estos eventos catastróficos resultaron en 21 muertes y pérdidas económicas que superaron los 3 mil millones de dólares. La causa de esta devastación fue la presencia de corrientes de vapor de agua en la atmósfera, conocidas como ríos atmosféricos, que se sucedieron en cadena sobre el estado entre el 26 de diciembre de 2022 y el 17 de enero de 2023. Investigadores de la Universidad de Stanford han revelado que estos ríos atmosféricos consecutivos, probablemente intensificados por el cambio climático, causan de tres a cuatro veces más daño económico que cuando ocurren individualmente.

Publicado en Science Advances el 19 de enero, el estudio demuestra que la rápida sucesión de estos fenómenos meteorológicos aumenta los riesgos de inundaciones al empapar suelos ya saturados. Los ríos atmosféricos, que son esenciales para el suministro de agua en California, pueden transportar hasta 15 veces la cantidad de agua del río Mississippi. La investigación utilizó datos de reclamaciones de seguros contra inundaciones y estimaciones de daños por tormentas a nivel de condado para analizar las pérdidas económicas. Se descubrió que los ríos atmosféricos que llegaron con solo cinco días de diferencia causaron mucho más daño del anticipado, triplicando o cuadriplicando las pérdidas. Los investigadores también destacaron la importancia de considerar las secuencias de estos eventos para una gestión de emergencias más efectiva y un manejo del agua más preciso en el futuro de California.