Un estudio de la Universidad de Brown arroja nueva luz sobre las emisiones de metano en el Ártico, una región que experimenta un calentamiento acelerado. El metano, un potente gas de efecto invernadero, es aproximadamente 25 veces más efectivo que el dióxido de carbono para atrapar el calor atmosférico. El estudio utiliza imágenes aéreas y satelitales de alta resolución de la NASA para mapear las emisiones reales de metano de los lagos y humedales árticos, que son importantes productores de gas pero han permanecido mayormente sin cartografiar.

Contrario a investigaciones anteriores que sugerían que los pequeños lagos no cartografiados contribuían alrededor del 40% de las emisiones de metano en la región, el nuevo estudio indica que su contribución es solo del 3%. Además, los lagos más pequeños, aunque ocupan una pequeña área, emiten desproporcionadamente más metano por unidad de superficie que los más grandes.

Los hallazgos desafían aproximadamente 15 años de investigaciones basadas en conjuntos de datos más antiguos con menor resolución. El nuevo análisis, utilizando imágenes aéreas detalladas, muestra menos lagos pequeños no cartografiados de lo estimado anteriormente, reduciendo significativamente la cantidad total de metano emitido por estos cuerpos de agua.

Este estudio, publicado en Geophysical Research Letters, ofrece una oportunidad para reconciliar discrepancias en las estimaciones de emisiones de metano, al cerrar la brecha entre los enfoques «de abajo hacia arriba» (modelado basado en mapas terrestres) y «de arriba hacia abajo» (modelado basado en mediciones atmosféricas). Los investigadores ven este trabajo como una prueba de concepto financiada por la NASA y buscan expandir su técnica de modelado de metano a nivel global.

En resumen, el estudio cuestiona las estimaciones anteriores sobre las emisiones de metano en el Ártico, destacando la importancia de abordar las lagunas en la cartografía de los cuerpos de agua para comprender mejor las emisiones de gases de efecto invernadero en esta región crítica para el cambio climático.