La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Andorra será la infraestructura escogida por el proyecto LOWDOS como banco de pruebas para el desarrollo de tecnologías avanzadas que permitan minimizar la generación de lodos en el sistema de depuración de aguas.
Esta iniciativa está financiada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de España y la Unión Europea – Next Generation EU, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.
El objetivo principal del proyecto es minimizar la generación de lodos producidos durante los procesos de depuración de aguas residuales.

Proyecto LOWDOS

La primera fase se enfoca en el desarrollo de una tecnología basada en bioprocesos, diseñada para minimizar la generación de lodos mientras elimina eficientemente la carga orgánica de las depuradoras. La validación de esta tecnología incluye la monitorización de parámetros críticos y el establecimiento de un servidor para el tratamiento, visualización y trazabilidad de datos.
Teniendo en cuenta que la producción de lodo se puede reducir, pero no eliminar en su totalidad, LOWDOS también realizará un seguimiento del lodo generado con el objetivo de analizar alternativas para su utilización y mejorar sus características.
El proyecto comenzó en julio 2023 y se desarrollará hasta abril de 2024 por el consorcio formado por el Clúster para el uso eficiente del agua (Zinnae), el Clúster Aragonés de los Medios de Producción Agrícolas y Ganaderos, Ingeniería de Obras Zaragoza (INGEOBRAS / Inngen.io), Sociedad Fomento Agrícola Castellonense (FACSA), Arateck Electronics, y el Centro Tecnológico Agropecuario Cinco Villas (CTA CINCO VILLAS), con la colaboración del Instituto Aragonés del Agua.
Gracias a esta colaboración, la EDAR de Andorra será la planta piloto en la que se desarrollarán las pruebas de este proyecto, una estación gestionada por una empresa integrada en Zinnae.
Desde 2022, el IAA forma parte del clúster ZINNAE en calidad de socio protector y miembro de la Junta Directiva y el pasado mes de mayo se firmó un convenio entre ambas partes para avanzar el uso eficiente y sostenible de los recursos hídricos y consumo de energía asociado en los municipios aragoneses a través de la innovación, el desarrollo de capacidades profesionales y la cooperación con otras regiones europeas.