Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge y el Instituto Max Planck para la Investigación de Polímeros en Alemania ha descubierto que las moléculas de agua en la superficie del agua salada tienen una organización diferente a la previamente comprendida, lo que podría requerir la revisión de modelos de libros de texto. Estas moléculas desempeñan un papel crucial en reacciones climáticas y procesos ambientales, como la evaporación del agua del océano, que afecta la química atmosférica y la ciencia climática.

Las interfaces entre el aire y el agua, donde ocurren muchas reacciones importantes, involucran la distribución de iones y moléculas de agua, lo cual puede afectar los procesos atmosféricos. La comprensión precisa de estas reacciones microscópicas ha sido objeto de debate, pero los investigadores utilizaron una técnica más sofisticada llamada generación de frecuencia suma vibratoria con detección heterodina para estudiar soluciones de electrolitos.

Los resultados revelaron una organización diferente de iones y moléculas de agua en la interfaz agua/aire de soluciones de electrolitos, contradiciendo los modelos tradicionales. Los iones positivos (cationes) y negativos (aniones) se agotan en esta interfaz, orientando las moléculas de agua tanto hacia arriba como hacia abajo. Este descubrimiento tiene implicaciones significativas para mejorar los modelos de química atmosférica y otras aplicaciones ambientales.

El estudio combinó experimentos avanzados con simulaciones computacionales para proporcionar una comprensión más completa de las interfaces líquidas. Los investigadores señalaron que este enfoque también podría aplicarse para estudiar interfaces sólido/líquido, con posibles aplicaciones en baterías y almacenamiento de energía. En general, este trabajo contribuye a la comprensión a nivel molecular de las interfaces líquidas, con potenciales beneficios tanto para la investigación fundamental como para el desarrollo de tecnologías prácticas.