El proyecto PREVENPLAST se centró en investigar la detección y eliminación de microplásticos y nanoplásticos en Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) y abogó por reducir el uso de plásticos y optar por plásticos biodegradables para minimizar su impacto ambiental.

Este proyecto, en el que participaron investigadores de CALAGUA (IIAMA-UPV y Departamento de Ingeniería Química de la Universitat de València), AIMPLAS y Global Omnium, fue financiado por la Agència Valenciana de la Innovació y la Unión Europea. Se enfocó en prevenir y limitar la producción de microplásticos, considerados contaminantes emergentes con efectos adversos en el medio ambiente y la salud humana.

El Grupo CALAGUA se centró en estudiar la viabilidad de utilizar ultrafiltración en EDAR para retener microplásticos y nanoplásticos, que de otra manera serían liberados en el efluente, y tratarlos en la digestión anaerobia de fangos. Los resultados mostraron una reducción significativa de estos contaminantes en el efluente tratado con digestión anaerobia, aunque se requiere más investigación para comprender los mecanismos involucrados. Además, se evaluó la posibilidad de codigerir plásticos biodegradables con fangos de EDAR para producir biogás.

El estudio incluyó un análisis económico y ambiental del proceso de ultrafiltración, considerando costos de instalación y operación, así como un análisis del ciclo de vida. La mejora en la calidad del efluente redujo el potencial de eutrofización y sus efectos en la biota, incentivando la reutilización del agua tratada. Sin embargo, los impactos ambientales específicos de la liberación de microplásticos aún están siendo investigados.

En resumen, PREVENPLAST investigó formas de prevenir y tratar microplásticos en EDAR, destacando la importancia de reducir el uso de plásticos y optar por alternativas biodegradables en la lucha contra estos contaminantes emergentes.

 

Fuente: Instituto Universitario de Investigación de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente