Iberdrola España ha obtenido la aprobación ambiental para la primera planta híbrida fotovoltaica e hidroeléctrica de España, con la publicación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Denominado HIDRO Cedillo, el proyecto, con una potencia de 86,4 megavatios (MW) y más de 160.000 módulos fotovoltaicos en estructura fija, se ubicará en Cedillo, Extremadura.

La hibridación permite optimizar el uso de la red y minimizar el impacto ambiental de los proyectos en sus ubicaciones. Al contar con dos tecnologías que pueden alternarse, se reduce significativamente la dependencia de las condiciones ambientales cambiantes, como la disponibilidad de sol o viento, facilitando una producción renovable más estable y eficiente.

Iberdrola, que recientemente anunció la construcción de la primera planta híbrida eólica-solar de España en Burgos, invertirá en esta tecnología en los próximos años para mejorar sus recursos renovables y aprovechar las ubicaciones existentes de manera eficiente.

Las plantas de generación híbrida comparten el mismo punto de conexión a la red y las infraestructuras, como subestaciones y líneas de evacuación de electricidad. Además, se sitúan en terrenos previamente utilizados para la generación renovable, lo que resulta en un impacto ambiental mucho menor que el de dos plantas independientes, reforzando el liderazgo innovador y renovable de Iberdrola España en España.

El proyecto HIDRO Cedillo incluye medidas para la protección del medio ambiente, como la construcción de puntos de agua adicionales, abrevaderos para ganado, estanques naturalizados y refugios para reptiles, anfibios y avifauna. Además, se implementarán barreras anticolisión y medidas para la protección de especies como el águila imperial y real.

Iberdrola España, líder en energías renovables, inició su apuesta por estas más de dos décadas atrás, y actualmente cuenta con más de 21.000 MW de capacidad renovable instalada en España. La compañía planea instalar más de 7.600 MW adicionales en los próximos cuatro años para acelerar la electrificación de la economía y reducir la dependencia energética del exterior.

Extremadura se ha convertido en una región de crecimiento para Iberdrola España, con cerca de 5.200 MW instalados, 4.100 de ellos renovables, incluyendo hidroeléctricas, solares y centrales de baterías. La región ha experimentado avances notables en energía solar fotovoltaica, con plantas operativas en Cedillo, Majada Alta y San Antonio. En Cedillo, Iberdrola España ha implementado la primera comunidad solar para un pueblo, ofreciendo a los residentes y comerciantes un ahorro del 50% en su consumo a través de un sistema de autoconsumo.