La planta desaladora de agua de mar «NAQA’A» en el Emirato de Umm Al Qaiwain fue oficialmente inaugurada esta semana, marcando un hito significativo en el ámbito de la desalinización de agua a nivel mundial. Con una capacidad impresionante de 150 millones de galones de agua desalinizada por día a través de la tecnología de ósmosis inversa (SWRO), esta instalación es uno de los mayores proyectos de su tipo en el mundo. La planta opera bajo el sistema de productor independiente y fue desarrollada como parte de una colaboración entre Etihad Water and Electricity, Mubadala y ACWA Power de Arabia Saudita.

El proyecto se llevó a cabo en dos fases, con la primera iniciada durante el segundo semestre de 2021, cuando la estación comenzó a operar experimentalmente a una capacidad de producción diaria de 50 millones de galones. La segunda fase se completó, y la planta alcanzó su capacidad total de producción de 150 millones de galones por día a fines de 2022. La inauguración contó con la presencia de Suhail bin Mohammed Al Mazrouei, ministro de Energía e Infraestructuras y presidente de la junta directiva de Etihad Water and Electricity, junto con otros altos funcionarios.

El proyecto «NAQA’A» no solo destaca por su magnitud y eficiencia operativa, sino también por su papel fundamental en la visión de los Emiratos Árabes Unidos hacia un futuro sostenible y la garantía de recursos hídricos para las generaciones futuras. El jeque Mansour expresó su orgullo por la finalización de este proyecto y enfatizó cómo representa un paso importante para abordar los desafíos futuros del sector del agua.

Este proyecto estratégico es parte de los esfuerzos de los Emiratos Árabes Unidos para combatir la escasez de agua y lograr la seguridad hídrica en la región. La planta «NAQA’A» es un ejemplo destacado de la dedicación del país a la sostenibilidad y el bienestar de sus ciudadanos. Además, al operar con tecnología de ósmosis inversa, contribuye significativamente a la reducción de la huella de carbono, marcando un logro relevante en el compromiso continuo con la eficiencia energética y medioambiental. Este hito subraya la posición líder de los Emiratos Árabes Unidos en la gestión sostenible del agua y la innovación en el sector de la desalinización.