La inteligencia artificial avanzada (IA de borde) podría inaugurar una nueva era para la agricultura sostenible, según un estudio reciente. Esta tecnología, que realiza cálculos cerca del lugar donde se recopilan los datos en lugar de en la nube o centros de datos externos, promete mejorar la eficiencia, calidad y seguridad de la producción agrícola, abordando desafíos ambientales, sociales y económicos.

La IA puede aumentar la eficiencia y rendimiento de las prácticas agrícolas, esenciales para alimentar a una creciente población mundial. El investigador Moussa El Jarroudi de la Universidad de Lieja destaca que la IA de borde permite decisiones más rápidas e inteligentes sin necesidad de conectarse a la nube. El estudio, publicado en Nature Sustainability, muestra cómo integrar la IA en la agricultura para satisfacer las necesidades de producción sostenible de alimentos, superando varios desafíos.

La implementación de la IA requiere soluciones innovadoras y la infraestructura adecuada. Expertos como Said Hamdioui de la Universidad Tecnológica de Delft han desarrollado sistemas de bajo consumo energético para funcionar de manera autónoma. A pesar de los retos, especialmente ante el cambio climático, las perspectivas son prometedoras.

La Universidad de Lieja contribuyó significativamente al estudio con recursos y experiencia en inteligencia artificial y agricultura sostenible. Los investigadores han desarrollado soluciones innovadoras y han analizado su impacto potencial en la agricultura. Benoît Mercatoris, coautor del estudio, afirma que integrar tecnologías avanzadas en la agricultura es una tendencia creciente para alcanzar objetivos de sostenibilidad.

Las aplicaciones de la IA de borde incluyen la mejora en la gestión de cultivos con datos en tiempo real, optimización del uso de recursos como agua y fertilizantes, reducción de pérdidas poscosecha, aumento de la seguridad alimentaria y mejora en la respuesta a condiciones climáticas cambiantes. Este estudio prepara el camino para una agricultura más inteligente y respetuosa con el medio ambiente, potencialmente transformando la producción y consumo de alimentos.