Un equipo de ingenieros y expertos en salud pública de la Universidad del Sur de Florida ha liderado esfuerzos para reducir la exposición al plomo en Toamasina, Madagascar.

Descubrieron que las bombas de agua locales, fabricadas fundiendo baterías de automóviles viejas, contribuían a niveles peligrosos de plomo en el agua potable. Al reemplazar componentes de plomo en 500 bombas y educar a los técnicos locales, lograron reducir los niveles de plomo en la sangre del 87% de los niños examinados.

La colaboración interdisciplinaria y el uso de estrategias de marketing social demostraron ser eficaces, destacando la importancia de abordar la contaminación del plomo en el suministro de agua en países en vías de desarollo.

Este proyecto destaca la importancia de enfoques colaborativos e interdisciplinarios en la resolución de desafíos globales de salud pública. La combinación de conocimientos en ingeniería, salud pública y estrategias de comunicación ha demostrado ser una fórmula exitosa para abordar problemas complejos.

La Universidad del Sur de Florida, a través de esta iniciativa, ha destacado cómo la integración de múltiples disciplinas puede tener un impacto tangible en la vida de las comunidades afectadas y ofrecer soluciones sostenibles a desafíos globales.