En un paso significativo hacia la diversificación de las fuentes de energía renovable, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) de España ha realizado la audiencia pública del proyecto de Real Decreto que regula la producción de energía eléctrica en instalaciones ubicadas en el mar. Este permitirá la concesión simultánea, a través de concursos, del régimen económico, la reserva de la capacidad de acceso a la red y la concesión del dominio público marítimo-terrestre. 

La Hoja de Ruta de la Eólica Marina y las Energías del Mar, junto con la actualización que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2023-2030 establece: alcanzar hasta 3 GW de eólica marina y hasta 60 MW de otras fuentes renovables marinas para el año 2030. Estos objetivos, además de impulsar la transición hacia la sostenibilidad, se proyectan como generadores de actividad económica, con la posibilidad de crear aproximadamente 40.000 puestos de trabajo. 

España, ya líder en energías renovables, cuenta con una posición ventajosa en el ámbito de las energías marinas. Su potente sector eólico y naval, sumado a su papel destacado en la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, lo convierten en un referente europeo. Instalaciones como la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN), la Plataforma de Energía Marina de Vizcaya (BiMEP) y la Zona experimental de aprovechamiento de energías marinas de Punta Langosteira (A Coruña) demuestran el compromiso del país con la innovación en este sector. Para garantizar una integración armoniosa en el espacio marítimo, el MITECO ha aprobado los Planes de Ordenación del Espacio Marítimo, una herramienta de zonificación que abarca diversos usos del mar, incluyendo la producción energética. Se han identificado 19 Zonas de Alto Potencial (ZAP) para la instalación de aerogeneradores marinos, cubriendo 5.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente el 0,46% de las aguas territoriales. 

El proyecto normativo no se limita a la energía eólica marina; también abarca otras formas de energía marina, como la undimotriz. Esta última, aprovechando el movimiento constante de las olas, se presenta como una opción prometedora para diversificar la matriz energética marina y maximizar la generación de electricidad de manera sostenible. 

La regulación propuesta introduce criterios adicionales para la adjudicación de derechos, incluyendo la minimización del impacto ambiental, la creación de empleo e industria local, y la compatibilidad con otros usos del mar. Además, se destaca la importancia de un diálogo público-privado para maximizar las externalidades positivas, reconociendo la complejidad inherente a estos proyectos. 

El Gobierno español respalda a las energías del mar con una asignación significativa de fondos, destinando 147 millones de euros para proyectos piloto demostradores y plataformas de ensayo de renovables marinas, como parte del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica de Energías Renovables, Hidrógeno Renovable y Almacenamiento (PERTE ERHA). 

Contribuir a la formación de esta nueva regulación ha sido posible en marzo de 2024. Los interesados han podido enviar sus comentarios al proyecto de Real Decreto. Este proceso participativo subraya el compromiso del gobierno con la transparencia y la inclusión en la toma de decisiones que darán forma al futuro de las renovables marinas en España. 

Planes de energías renovables marinas en la UE 

La consecución de los objetivos de energía renovable marina en el ámbito de la UE, los cuales no son vinculantes para los Estados miembros, depende de su despliegue nacional. Cada país decide su propia combinación energética y el ritmo de desarrollo de la energía renovable marina. 

En España, por sus condiciones naturales favorables, se están probando numerosos prototipos de energía oceánica. España es el único país de todos los auditados en el que las autoridades han fijado un objetivo específico para la energía oceánica.  

Hasta 2030 no se espera una comercialización generalizada de la energía oceánica que, muy probablemente, contribuirá de manera marginal a los objetivos de energías renovables para ese año. Ninguno de los cuatro Estados miembros ha excluido el uso de tecnologías de energía oceánica para futuras instalaciones de capacidad, pero su apoyo se limita actualmente a proporcionar lugares de ensayo. (Informe Especial Energía renovable marina en la UE Los planes de crecimiento son ambiciosos, pero la sostenibilidad supone todavía un reto, 2023). 

Las poderosas olas y mareas de las costas europeas del Atlántico y el Mar del Norte están ayudando a los innovadores a subirse a la ola de la transición europea hacia fuentes de energía más limpias y locales. 

Los cambios ya son visibles en algunos puertos industriales que están dando cabida a más proyectos de energía marina. Más de 120 grupos de este sector en expansión están representados por Ocean Energy Europe. 

Instalaciones renovables marinas innovadoras 

Las instalaciones innovadoras no ubicadas en las zonas definidas en los Planes de ordenación del espacio marítimo aprobados, que se encuentren incluidas en alguno de los siguientes supuestos no les será de aplicación el procedimiento de concurrencia competitiva regulado en el capítulo III, debiendo tramitarse su autorización administrativa de acuerdo con lo establecido en el título VII del Real Decreto 1955/2000, de 1 de diciembre: 

  1. a) Instalaciones eólicas marinas de potencia instalada no superior a 50 MW.
  2. b) Instalaciones renovables marinas no eólicas de potencia instalada no superior a 20 MW.

Se acreditará el carácter innovador de las instalaciones mediante informes del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), M.P. que determinen que la actividad se considera de investigación y desarrollo o de innovación tecnológica.

Fuente: MITECO