El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha afirmado que es necesaria una alianza por parte de todas las administraciones para hacer infraestructuras que permitan poner solución a la situación que existe ocasionada por la falta de agua, al mismo tiempo que ha instado a buscar fórmulas y a trabajar en un gran proyecto que permita aliviar la situación de déficit hídrico que hay en Andalucía.
Así, ha pedido al Gobierno de España cerrar un calendario y un acuerdo de financiación para hacer un mapa de desaladoras en Andalucía y poder solucionar la deficiencia de agua que tenemos. «Necesitamos obras de calado que den continuidad y estabilidad a la capacidad de generar agua para los andaluces«.
En este sentido, ha aseverado que hace falta un plan director de desalación en Andalucía para saber dónde deben estar las nuevas desaladoras, al mismo tiempo que ha reiterado la necesidad de hacer plantas desaladoras que permitan tener y recuperar hectómetros cúbicos para el riego, la agricultura, la ganadería, el turismo y para el consumo humano.
«Estamos dispuestos a hacer un esfuerzo mayor para que de aquí al 2027 haya nuevas desaladoras en uso que permitan generar agua suficiente al déficit que tenemos como consecuencia de la ausencia de lluvia«.
Además, ha apostado por buscar soluciones estructurales a problemas que son estructurales como es el caso de la sequía y, según ha dicho, «para ello hay que hacer grandes infraestructuras y pensar en grande«.
Moreno, que se encuentra en Dubái con motivo de la COP28, ha visitado la planta desalinizadora Naqa’a que construyen en Emiratos Árabes Unidos las empresas Acwapower, Sidem y Veolia, una de las más grande del mundo que aplica tecnología de ósmosis inversa para la desalación de agua y que se abastece de energía solar.

Esta estación, que es cinco veces más que Carboneras, la mayor de Andalucía, supone un verdadero alivio para una de las zonas más secas del planeta y que acerca a los Emiratos al objetivo de alcanzar de la seguridad hídrica en 2036, poniendo solución a un problema endémico de sequía que cada vez amenaza a más pueblos del mundo.

El presidente andaluz ha indicado que esta visita no sólo sirve para aprender desde el punto de vista tecnológico y conocer cómo se lleva a cabo este proceso aquí, sino también para conocer empresas que están especializadas en esta materia, ver cuánto se tarda en poner en marcha una infraestructura así y el coste que ello supone.

Andalucía es una de las zonas que experimenta cada vez más periodos de sequía, lo que, unido a los episodios de calor extremo, reducen la disponibilidad de agua en esta comunidad ante lo que el Gobierno andaluz está trabajando buscando soluciones firmes ya que el problema de la sequía afecta a las personas, a la economía, a la forma de vida y al progreso.