Investigadores de la Universidad de Nevada, Reno, han llevado a cabo un estudio exhaustivo sobre la resiliencia de los ríos, utilizando un innovador enfoque de modelado que emplea datos de sensores de oxígeno para estimar el crecimiento diario de plantas y algas acuáticas. Examaron 143 ríos en Estados Unidos, utilizando estos datos para cuantificar el impacto de inundaciones en la biomasa y el tiempo necesario para la recuperación. La investigación, liderada por la profesora asistente Joanna Blaszczak y la becaria postdoctoral Heili Lowman, se publicó en Ecology Letters y PNAS. Este enfoque único, que evita muestrear directamente los ríos, se basa en sensores de oxígeno colocados desde 2007.

En el primer estudio, Blaszczak demostró que estos sensores permiten modelar umbrales específicos de inundación que afectan la biomasa, mostrando que la perturbación biológica es más sensible que las métricas tradicionales. El segundo estudio, liderado por Lowman, amplió la investigación a 143 ríos durante varios años. Descubrieron que los ríos más anchos y sin represas aguas arriba se recuperan más rápidamente, desvelando la influencia de factores como la frecuencia de inundaciones y la historia del río en la resiliencia. Aunque los resultados son consistentes con investigaciones previas, la variabilidad en los tiempos de recuperación destaca la necesidad de futuras investigaciones sobre la composición de las comunidades y otros factores no documentados. Este enfoque proporciona una comprensión más profunda de la resiliencia fluvial, crucial para la gestión efectiva de los ríos frente a cambios en las condiciones causadas por actividades humanas.