Un estudio publicado en la revista Geohealth revela que, contrariamente a la creencia previa, los ríos y arroyos locales, y no las granjas porcinas, fueron la principal fuente de contaminación por Salmonella enterica en la costa de Carolina del Norte después del huracán Florence en 2018. La investigación, liderada por la profesora de ingeniería civil y ambiental Helen Nguyen y el estudiante graduado Yuqing Mao, utiliza métodos genéticos para rastrear la presencia y el origen de la bacteria a partir de muestras ambientales de la costa de Carolina del Norte.

Estos hallazgos son de gran importancia para el control de enfermedades causadas por patógenos resistentes a los antibióticos después de inundaciones, especialmente en regiones costeras de países en desarrollo afectados por el aumento de tormentas tropicales. Las infecciones por patógenos resistentes a los antibióticos representan aproximadamente 2.8 millones de enfermedades y 36,000 muertes al año solo en Estados Unidos, según la profesora Nguyen, quien destaca la necesidad de medidas de mitigación.

Aunque comúnmente se asume que las fuentes de aguas residuales, sistemas sépticos y granjas ganaderas son responsables de la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos, este estudio desafía esa percepción al identificar que la Salmonella enterica provenía de pequeños ríos y arroyos locales. El equipo recolectó muestras tres semanas después del huracán Florence, encontrando la bacteria en la mayoría de ellas.

El estudio advierte sobre la necesidad de considerar diversas fuentes al diseñar planes de mitigación para prevenir la propagación de bacterias patógenas después de eventos climáticos extremos. Además, el equipo de investigación, liderado por Nguyen, tiene la intención de ampliar el alcance de la investigación más allá de las regiones costeras, colaborando con otros investigadores para estudiar la propagación de patógenos de las heces del ganso canadiense en Illinois.