La escasez de agua se está expandiendo globalmente, afectando gravemente a las zonas desérticas en Medio Oriente, sur de EEUU, Australia entre otras. Para mitigar esta escasez, se depende cada vez más de los acuíferos poco profundos, cuya gestión es complicada debido a la falta de datos precisos.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Ingeniería Viterbi de la USC (Southern California University), junto con colaboradores internacionales, ha desarrollado un nuevo prototipo llamado «Desierto-SEA» (Radar de sondeo aerotransportado para la exploración del subsuelo del desierto de acuíferos). Este radar montado en aviones de gran altitud puede mapear la parte superior de los acuíferos, abarcando áreas extensas y proporcionando datos detallados sobre la profundidad del nivel freático.

El radar de baja frecuencia envía ondas al suelo que se reflejan al interactuar con la capa de agua, permitiendo a los investigadores medir la variabilidad del nivel freático a gran escala, algo que no se podía hacer con los métodos tradicionales basados en pozos esporádicos.

Esta tecnología es especialmente útil en zonas desérticas, donde los datos de pozos son insuficientes y a menudo inexactos. Además de mapear los acuíferos, esta tecnología tiene el potencial de evaluar la sostenibilidad de la agricultura y garantizar la seguridad alimentaria en estas regiones.

El siguiente paso es construir un modelo de vuelo para su implementación en helicópteros y aviones de ala fija. Esta tecnología no solo se probará en el Medio Oriente, sino que también tiene aplicaciones en otras regiones afectadas por sequías, como Asia Central, Australia y los desiertos de Estados Unidos.