Un grupo de investigación de la Universidad de Córdoba ha llevado a cabo un estudio sobre la gestión de los lodos de depuradora, los cuales representan un creciente problema ambiental en España. En 2021, se generaron 1,2 millones de toneladas de estos residuos, con limitaciones en su aplicación agrícola debido a la alta concentración de metales, generando problemas medioambientales.

La investigación ha logrado transformar estos lodos en carbón activo, un producto de alto valor industrial. El carbón activo, conocido por su alta porosidad, exhibe una gran capacidad para adsorber moléculas en su superficie, siendo útil en procesos de descontaminación, como la purificación de agua y el tratamiento de gases.

Desarrollado por los grupos de ‘Química Inorgánica’ y ‘Bioingeniería de Residuos e Ingeniería Verde’, el estudio destaca la posibilidad de obtener carbón activo en condiciones más favorables y sostenibles, reduciendo la temperatura necesaria para el proceso y disminuyendo el uso de «agentes activantes».

El proceso implica secar el lodo, mezclarlo con el agente activante, someterlo a pirólisis y un tratamiento para purificarlo. La investigación no solo ha demostrado eficacia en la transformación, sino también la viabilidad de llevar a cabo el procedimiento a escala industrial, siendo considerado uno de los métodos más simples y que utiliza tecnologías existentes en el mercado.

El enfoque práctico destaca la importancia de proponer soluciones aplicables a gran escala. La profesora Mª Ángeles Martín destaca que, además de utilizar menos recursos, el método es sencillo y emplea tecnologías ya disponibles en la industria. El trabajo se ha centrado inicialmente en verificar la calidad del carbón activo, con el siguiente paso del equipo de investigación siendo el desarrollo de aplicaciones específicas para este material.