Un avance científico reciente ha proporcionado un nuevo método integral para identificar fuentes de contaminación en ríos y lagos de agua dulce. Investigadores de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Trent, Canadá, han desarrollado un enfoque innovador que permite detectar micropartículas de neumáticos de automóviles, pesticidas agrícolas y toxinas de algas nocivas, entre otras sustancias químicas orgánicas, en muestras de agua. Este método también puede prever el impacto que estas sustancias tendrán en cuerpos de agua específicos, así como identificar la procedencia de la materia orgánica disuelta en el agua.

El enfoque se basa en la espectrometría de masas de alta resolución, una técnica que analiza muestras de agua para proporcionar una visión completa de todas las moléculas orgánicas presentes en una hora. Esta tecnología ha sido fundamental para el estudio publicado en la revista Science. Los investigadores, liderados por Jérémy Fonvielle de la Universidad de Cambridge, han demostrado que este método simplificado ofrece una visión global de la calidad del agua en ríos y lagos, en contraste con los enfoques tradicionales, que requieren múltiples mediciones con diferentes dispositivos.

La quimiodiversidad, es decir, la diversidad de materia orgánica disuelta en el agua, desempeña un papel crucial en la determinación de la calidad del agua. Miles de compuestos orgánicos disueltos pueden influir en la salud de los ecosistemas acuáticos. El estudio revisó muestras de agua dulce de ríos y lagos en Europa y el norte de Canadá para comprender qué impulsa esta diversidad química.

Los resultados revelaron la capacidad del nuevo enfoque para identificar fuentes específicas de contaminación orgánica en el agua dulce. Por ejemplo, en el lago Erie en Canadá, los altos niveles de contaminación por fósforo fueron atribuidos a actividades agrícolas en lugar de efluentes de aguas residuales, gracias a la identificación molecular única de las fuentes de contaminación.

Este método, que ya se está implementando en el Reino Unido, promete ser una herramienta invaluable para monitorear y comprender la salud del agua dulce. Al analizar la diversidad de compuestos presentes en el agua, los investigadores pueden identificar la procedencia de la contaminación y, en última instancia, implementar medidas para mitigar su impacto en los ecosistemas acuáticos. En proyectos futuros, Fonvielle aplicará esta técnica para analizar la calidad del agua en zanjas de drenaje de tierras agrícolas, como parte de un esfuerzo más amplio para comprender la salud del agua dulce en paisajes agrícolas específicos.