La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de México (SADER) reveló la ampliación de un sistema digital para monitorear el uso de agua y fertilizantes en el sector agrícola, con el objetivo de promover prácticas sostenibles y reducir la huella hídrica, informó ICEX España Exportación e Inversiones.

El Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Manuel Villalobos Arámbula, anunció la ampliación de un innovador sistema digital para monitorear y evaluar el uso de agua y fertilizantes en la agricultura mexicana. Este proyecto, que comenzó como un plan piloto, tiene como objetivo promover la producción sostenible de alimentos.

Actualmente, el sistema opera en 30.000 hectáreas pertenecientes a 4.000 productores, y para 2024 se prevé implementarlo en el estado de Sinaloa, en el noroeste de México, y otras partes del país. La iniciativa busca dar un salto tecnológico mediante el uso de tecnologías de la información para mejorar la eficiencia en el uso del agua y garantizar una adecuada gestión de los fertilizantes a través del seguimiento y análisis del suelo.

El principal objetivo es reducir la huella hídrica, considerando no sólo la cantidad de toneladas de alimentos producidas por hectárea, sino también la cantidad de agua utilizada y la posibilidad de reducir su consumo. Además, el plan incluye estrategias para el manejo sostenible del suelo, promoviendo la incorporación de microflora y microfauna para mejorar la absorción de nutrientes y desalentar prácticas nocivas como la quema de rastrojos.

El Secretario también reconoció la urgente necesidad de reducir el consumo de agua en el sector agrícola, que actualmente representa el 75% del volumen total utilizado en México. Propuso mejorar la infraestructura y la tecnología hídrica, sugiriendo acciones como el revestimiento de canales con hormigón y la tuberización del agua de riego.

México, como sexto país más irrigado del mundo, enfrenta el desafío de reducir el desperdicio de agua, que asciende al 40 por ciento. Villalobos alertó sobre la sobreexplotación de las aguas subterráneas, colocando al país como el cuarto mayor extractor de agua del subsuelo, después de China, Estados Unidos e Indonesia.

El secretario concluyó destacando la necesidad de modernizar las leyes y revisar los subsidios, al tiempo que destacó que la tecnología es clave para afrontar la crisis del agua. Se está trabajando en una serie de iniciativas, como la desalinización de agua en el distrito de riego de San Quintín en Baja California, aunque se enfrentan desafíos relacionados con la eliminación de la sal resultante.