Un equipo de investigación de la American University ha estado recolectando muestras de arroyos de agua dulce que desembocan en el río Anacostia en Washington, DC, durante los últimos tres años. Su objetivo es detectar microplásticos, pequeños fragmentos de plástico que amenazan la calidad del río, los sedimentos y la vida acuática. El propósito principal de esta investigación es proporcionar información a los funcionarios gubernamentales para regular el uso y la eliminación de plásticos, especialmente los plásticos de un solo uso, que son una de las principales fuentes de microplásticos.

Los primeros hallazgos de la investigación se han publicado recientemente y se centran en el arroyo Nash Run, ubicado en el sureste de DC. En las muestras de agua de este arroyo, el equipo encontró una cantidad variable de microplásticos, que van desde 24 hasta 127 partículas por litro. Estos microplásticos están compuestos principalmente de HDPE (polietileno de alta densidad), un plástico comúnmente utilizado en envases de productos como leche, aceite de motor, champú y otros.

Los microplásticos son fragmentos de plástico más pequeños o productos como microperlas que se encuentran en productos cosméticos. Están presentes en aguas dulces, océanos y se han detectado en animales y, en algunos casos, incluso en seres humanos.

Además de los microplásticos, los investigadores también encontraron otros contaminantes, como ciertos productos químicos conocidos como HAP (fenanteno, fluoranteno y pireno), en el sedimento del arroyo. Se necesitarán más investigaciones para determinar las fuentes de estos productos químicos.

El estudio destaca la importancia de monitorear y comprender los efectos de los microplásticos en los sistemas de agua dulce, no solo en los océanos, y subraya la necesidad de desarrollar métodos estandarizados para evaluar su impacto. El equipo continuará su investigación en otros sitios y buscará colaboraciones con otros expertos en la región para ampliar su conocimiento sobre la contaminación por microplásticos y proporcionar información a los responsables políticos.

 

Fuente: Universidad Americana