La contaminación por microplásticos representa un desafío creciente, ya que estos diminutos fragmentos plásticos son difíciles de eliminar de los océanos y vías fluviales una vez que se descomponen. Además, actúan como imanes para bacterias, incluyendo patógenos, lo que aumenta las preocupaciones sobre la salud pública. Para abordar este problema, investigadores han desarrollado enjambres de microrobots capaces de capturar microplásticos y bacterias del agua. Estos microrobots, inspirados en enjambres naturales como bancos de peces, están compuestos por pequeños componentes que trabajan en conjunto.

Los microrobots están construidos a partir de hebras de polímero cargadas positivamente y micropartículas magnéticas que se activan con un campo magnético. Estas hebras de polímero atraen tanto a los microplásticos como a las bacterias, permitiendo la captura eficiente de contaminantes. En experimentos de laboratorio, los microrobots demostraron ser efectivos en la captura tanto de microplásticos como de bacterias, logrando eliminar aproximadamente el 80% de las bacterias y reducir gradualmente la cantidad de microplásticos en el agua.

Después de capturar los contaminantes, los microrobots fueron descontaminados y reutilizados, mostrando una capacidad continua para recoger microplásticos y bacterias. Este proceso de descontaminación implicó el uso de un imán permanente para separar los contaminantes capturados, seguido de la exposición a radiación ultravioleta para desinfectar los microbios. Aunque se observó una disminución en la cantidad de contaminantes recogidos en ciclos posteriores de uso, los microrobots continuaron siendo efectivos en la limpieza del agua.

Los resultados sugieren que este enfoque microrrobótico ofrece una solución prometedora para la eliminación de microplásticos y bacterias del agua. Al combinar la capacidad de captura con la reutilización y descontaminación de los microrobots, se abre la puerta a una estrategia sostenible para abordar la contaminación plástica y microbiológica en entornos acuáticos. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para validar y optimizar este enfoque en diferentes contextos y escalas.