La gestión sostenible del agua en regiones áridas está siendo abordada mediante herramientas de detección remota como OpenET, que utiliza datos de la NASA y el USGS Landsat para calcular la evapotranspiración (ET) a nivel de campos individuales. Un estudio exhaustivo publicado en Nature Water analiza la precisión de los datos de OpenET, comparándolos con los de 152 estaciones micrometeorológicas terrestres conocidas como torres de flujo de covarianza de remolinos. Los resultados muestran que OpenET tiene una alta precisión en la evaluación de la evapotranspiración en entornos agrícolas, especialmente para cultivos anuales en regiones áridas, como California y el suroeste.

Las estaciones de covarianza de remolinos, que miden el flujo de gases traza, proporcionaron la base para comparar las observaciones terrestres con las de satélites. El estudio destaca el rendimiento impresionante de OpenET, con tasas de error promedio de aproximadamente 10 a 20 % para la evapotranspiración mensual, de temporada y anual de cultivos anuales. La utilidad de OpenET en climas mediterráneos se destacó con tasas de error mensuales constantemente por debajo del 10%. Los datos de OpenET también fueron útiles para monitorear la evapotranspiración en ecosistemas naturales, aunque con tasas de error relativamente más altas.

El estudio confirma la importancia de OpenET al proporcionar una imagen detallada y dinámica del uso del agua, informando decisiones sobre el agua en tiempo real. Aunque los modelos de OpenET tienen margen de mejora, el estudio destaca el notable progreso en el desarrollo de técnicas de detección remota para mapear la evapotranspiración a grandes escalas espaciales y en la resolución de campos individuales. El uso combinado del satélite Landsat y la computación en la nube de Google Earth Engine ha sido clave en este avance. Las investigaciones futuras se centrarán en ecosistemas naturales y la comparación de modelos OpenET bajo diferentes acciones de conservación y gestión de la demanda agrícola.