Investigadores del grupo IMEM-BRT de la UPC están desarrollando un hidrogel termosensible con aplicaciones destacadas, como la desalinización del agua de mar mediante radiación solar y la creación de adhesivos biomédicos. Con la creciente amenaza de la sequía estimada por la ONU, la tecnología busca abordar problemas ambientales, económicos y sociales asociados a la escasez de agua potable.

El proyecto TherGel, liderado por Elaine Armelin y Joan Torras, se centra en un hidrogel termosensible conductor, llamado SAH, capaz de absorber agua y expulsarla libre de sales y contaminantes mediante la energía solar. Este material se propone como una solución de bajo costo para la purificación y desalinización del agua de mar, utilizando exclusivamente la radiación solar para la regeneración del agua salina.

Con una tasa de evaporación significativa, el hidrogel podría generar hasta 100 kg/m² de agua limpia en 24 horas. Además, su fabricación doméstica y posibilidad de reutilización hacen que sea una opción sostenible y accesible.

El proyecto TherGel también aborda la aplicación biomédica del hidrogel termosensible en implantes médicos. La capacidad del material para adaptarse a la temperatura del cuerpo humano y proporcionar información sobre posibles infecciones facilita su uso en mallas quirúrgicas. La presencia de nanopartículas biocompatibles en la malla permite funciones teranósticas, combinando terapia y diagnóstico, y reduce riesgos inflamatorios al ser autoadhesiva.

Financiado por la Agencia Estatal de Investigación, el proyecto TherGel busca innovar tecnológicamente con un presupuesto de 138.545 euros durante tres años.