En 2023, las tormentas sin precedentes en California llenaron los embalses principales hasta el borde, ofreciendo algo de alivio en una sequía prolongada. Shujuan Mao y su equipo de la Universidad de Stanford utilizaron una técnica innovadora para analizar cómo estas lluvias récord afectaron los niveles de agua subterránea en Los Ángeles. Presentaron sus hallazgos en la Reunión Anual de 2024 de la Sociedad Sismológica de América, revelando que aunque las capas poco profundas se recuperaron casi por completo, solo alrededor del 25% del agua subterránea perdida en las últimas dos décadas se reabasteció a niveles más profundos.

Este descubrimiento resalta la complejidad de la recuperación de los acuíferos, ya que sugiere que se necesitan años húmedos continuos para restaurar completamente estos recursos subterráneos. Mao y sus colegas son pioneros en el uso de datos sísmicos para comprender los niveles de agua subterránea en Los Ángeles, lo que complementa otros métodos de medición como los pozos y las mediciones satelitales. Su estudio demostró la eficacia de esta técnica al comparar las estimaciones de almacenamiento de agua subterránea con mediciones obtenidas de diferentes fuentes.

Además, el equipo identificó una importante reposición de acuíferos en el Valle de San Gabriel y la Cuenca Raymond, posiblemente debido a flujos de montañas cercanas. Esta investigación resalta la importancia de comprender la dinámica de los recursos hídricos subterráneos para una gestión sostenible del agua. Mao planea aplicar estas técnicas en Austin para monitorear la respuesta de los acuíferos a operaciones de recarga artificial, lo que podría tener implicaciones significativas para la gestión del agua en esta región.