Un artículo recientemente publicado en el Chemical Engineering Journal presenta una estrategia innovadora para producir un material basado en óxido de zinc (ZnO) con la capacidad de degradar eficientemente la sertralina, un antidepresivo considerado un contaminante emergente en aguas subterráneas a nivel mundial. Este fármaco, junto con otros, presenta desafíos para su eliminación mediante métodos convencionales de tratamiento de aguas residuales debido a sus propiedades fisicoquímicas específicas.

La investigación, respaldada por la FAPESP, fue llevada a cabo en Brasil por científicos del Centro de Desarrollo de Materiales Funcionales (CDMF), la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA), la Universidad Federal de Alfenas (Unifal) y la Universidad Federal de Paraíba (UFPB). El CDMF es un Centro de Investigación, Innovación y Difusión financiado por la FAPESP y alojado en la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar).

La estrategia descrita en el artículo implicó la síntesis solvotérmica asistida por microondas (MASS) para producir fotocatalizadores jerárquicos tridimensionales (3D) de ZnO capaces de degradar la sertralina con una eficiencia notable en tan solo diez minutos. El análisis de componentes principales (PCA) se utilizó para correlacionar propiedades fisicoquímicas y fotocatalíticas con las condiciones sintéticas. Las herramientas quimiométricas demostraron ser efectivas en el estudio de sistemas sintéticos con grandes cantidades de datos experimentales.

Las muestras identificadas con mayor potencial de remediación ambiental fueron aquellas que utilizaron el 3D ZnO, que mostró una actividad fotocatalítica eficiente en la degradación de tintes orgánicos y la sertralina en agua natural. Además, el rendimiento de degradación se mantuvo alto a lo largo de cinco ciclos de aplicación, y los subproductos formados durante el proceso no resultaron tóxicos para los organismos probados, confirmando la seguridad del fotocatalizador para el tratamiento de aguas residuales.

El estudio concluye que los resultados son competitivos con otros materiales informados en la literatura, subrayando la prometedora ruta hacia nuevas tecnologías de remediación ambiental para contaminantes emergentes en agua natural. Los próximos pasos incluyen evaluar el rendimiento del fotocatalizador en sistemas reales de tratamiento de aguas residuales y analizar su capacidad para descomponer contaminantes emergentes en mezclas más complejas, como aguas residuales domésticas o hospitalarias.