Un grupo de investigadores del IIAMA-UPV (Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universitat Politècnica de València) ha creado una nueva manera de predecir inundaciones de larga duración en distintos escenarios de cambio climático. Su estudio, titulado «On the Use of Weather Generators for the Estimation of Low-Frequency Floods under a Changing Climate», ha sido publicado recientemente en la revista Water y advierte sobre un incremento en las inundaciones extremas en la región del Mediterráneo.

El equipo, conformado por Carles Beneyto, José Ángel Aranda y Félix Francés, ha desarrollado una metodología prometedora para enfrentar los desafíos derivados del cambio climático y su impacto en los patrones hidrológicos.

“Los diferentes estudios climáticos predicen un aumento en la frecuencia y magnitud de eventos extremos que, combinado con el desarrollo socioeconómico global, conducirá a un aumento en las pérdidas por inundaciones resultantes de eventos de precipitación extrema en los próximos años”, destaca Félix Francés.

Francés también señala que “actualmente, las metodologías disponibles solo abordan estos problemas para eventos de alta frecuencia y baja magnitud, por lo que era crucial desarrollar métodos que redujeran la incertidumbre en las estimaciones de inundaciones asociadas con una baja probabilidad de ocurrencia y magnitudes catastróficas”.

El equipo aplicó esta metodología al caso de estudio de Rambla de la Viuda, en la provincia de Castellón. Utilizaron generadores climáticos estocásticos para generar series sintéticas de precipitación futura a partir de modelos climáticos ajustados y datos de estudios regionales similares. Los resultados mostraron un claro aumento en eventos extremos de precipitación en los próximos setenta años según todos los modelos climáticos analizados.

“A pesar de una ligera reducción en la cantidad anual de precipitación, se observan aumentos significativos en las temperaturas máximas, una intensificación de las olas de calor y un incremento en la frecuencia y magnitud de los eventos de precipitación extremos”, afirma Carles Beneyto.

La relevancia de este estudio radica en su capacidad para prever con precisión las inundaciones futuras en el contexto del cambio climático.

“Estos hallazgos son cruciales para tomar decisiones informadas y gestionar eficazmente los recursos hídricos, ya que permiten identificar áreas vulnerables y diseñar infraestructuras resilientes. Además, resaltan la necesidad de tomar medidas proactivas para mitigar los riesgos asociados con las inundaciones extremas en el futuro, enfatizando la importancia de evaluaciones precisas en la planificación de medidas de adaptación y respuesta”, concluye José Ángel Aranda.