El Instituto Valenciano de Competitividad e Innovación (Ivace+i) está financiando el desarrollo de una nueva tecnología de bajo coste para monitorizar en tiempo real la red de agua potable y detectar de manera rápida y eficaz la presencia de microorganismos. Este proyecto, denominado SensoBac, utiliza sensores de onda acústica para identificar distintos tipos de bacterias al adherirse a su superficie.

La tecnología de detección acústica desarrollada por AWSensors se distingue por su fiabilidad, sensibilidad, detección continua, modularidad, facilidad de uso y coste reducido. Utiliza microsensores de cristal de cuarzo que emiten vibraciones en el agua, variando su frecuencia cuando las bacterias se adhieren a la superficie del sensor, lo que permite su identificación sin necesidad de reactivos químicos adicionales. Este sistema puede operar automáticamente, realizar mediciones, analizar datos en bruto y calcular parámetros de interés de forma continua y sin supervisión técnica.

El proyecto ya ha superado su ecuador y se espera que próximamente se realice una prueba piloto en las instalaciones de EMIVASA para validar la tecnología en un entorno real. El consorcio está compuesto por AWSensors, el Ci2B, el IIAMA y EMIVASA. EMIVASA ha definido las necesidades que esta tecnología debe satisfacer y probará su eficacia en comparación con otros sistemas en sus instalaciones.

SensoBac promueve la integración de sistemas, la mejora de la monitorización y el modelado de procesos, permitiendo la predicción y  alarma temprana.

El proyecto SensoBac está coordinado por la empresa Advanced Wave Sensors (AWSensors) y cuenta con la colaboración de la Empresa Mixta Valenciana de Aguas (EMIVASA) y dos centros de investigación de la Universitat Politècnica de València (UPV): el Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA) y el Centro de Investigación e Innovación en Bioingeniería (Ci2B). Además, recibe financiación de la Unión Europea a través del programa Comunitat Valenciana FEDER 2021-2027.