Un equipo de estudiantes de la Universidad de Bath ha desarrollado un monitor portátil de calidad del agua llamado OASIS que combina tecnología de diagnóstico del agua y GPS para detectar y mapear fuentes de agua segura en todo el mundo.

El dispositivo utiliza sensores electroquímicos para evaluar la calidad y seguridad del agua, incluyendo la detección de contaminantes como cloruros, fluoruros y nitratos, y muestra los resultados en el dispositivo o en un smartphone conectado.

El objetivo es proporcionar una herramienta útil para comunidades que necesitan acceso a agua segura y monitoreo de su calidad, especialmente en áreas con escasez de agua o posibles contaminantes. Además, el proyecto pretende colaborar con organizaciones no gubernamentales para llevar el dispositivo a producción y ponerlo a disposición en las áreas que lo necesiten, lo que podría tener un impacto significativo en la seguridad del agua y la salud pública a nivel global.