La gestión eficiente del agua se ha convertido en uno de los desafíos más apremiantes en un mundo que enfrenta crecientes presiones ambientales y demandas de recursos

En términos más específicos, las políticas hídricas tendrán que abordar una brecha del 56 % entre el suministro y demanda de agua en Europa en 2030.

Nos enfrentamos a la urgente necesidad de gestionar la escasez de recursos hídricos. El costo final de la inacción excedería al menos cinco veces la inversión necesaria para abordar los riesgos hídricos y pudiendo llegar a ser incalculable en determinadas áreas.

«Es necesaria una visión azul, mayor inversión y la implicación de todos los agentes»

Desde Globaqua creemos que es necesario desarrollar soluciones sostenibles e innovadoras para una gestión optimizada de los recursos hídricos a nivel local, nacional e internacional. Esto implica crecer en conocimiento en áreas clave como la eficiencia en el uso del agua, la recuperación de recursos a partir de aguas residuales urbanas e industriales, la mejora de la calidad del agua y la resiliencia ante eventos climáticos extremos.

El agua y la energía son un binomio esencial, es sumamente importante darle la relevancia que tiene, situándola como lo que es, una prioridad, una prioridad para los distintos sectores productivos (agricultura, industria, turismo..) y para el bienestar de todos los ciudadanos.

 

Hagamos del agua una prioridad

En este 2024 emprenderemos camino hacia un futuro donde los recursos hídricos tendrán que gestionarse de manera más eficiente y sostenible para las generaciones venideras.

La visión azul deberá contemplar mayor protagonismo y unirse al conocido Pacto verde, el instrumento por excelencia para combatir el cambio climático.

En los años venideros viviremos un cambio de paradigma y  este cambio exigirá decisiones, inversiones, actuaciones y colaboración pública-privada entre todos los agentes y la implicación de la sociedad.

-Las tecnologías emergentes y entorno ciberfísico nos ayudarán a desarrollar, rediseñar y actualizar las infraestructuras a las necesidades presentes y futuras

-se avanzará en el conocimiento de diferentes tipologías de aguas y en la calidad de las mismas

-Se desarrollaran una nueva generación de tecnologías vinculadas a la reutilización, y recuperación de recursos

-las tecnologías de digitalización seguirán avanzando como herramientas en la optimización de la gestión, interconectividad, monitorización y control de complejos sistemas, cada vez más seguros y resilientes.

-Se implementarán nuevas medidas de gobernanza para el uso sostenible, fomentando la restauración y protección de nuestras aguas.

Para todo ello, tu implicación será necesaria, ¡Súmate al reto del agua!