Un equipo de la Universidad de Sevilla ha desarrollado una solución innovadora para la sequía utilizando microalgas. Este sistema ecológico limpia aguas residuales y genera biofertilizantes, reduciendo costos y emisiones de gases de efecto invernadero. Dada la creciente escasez de agua en España debido al cambio climático, esta tecnología podría ser crucial.

Esta investigación y liderada por Javier Dávila, ha creado un reactor biológico que convierte aguas residuales en agua limpia usando microalgas y bacterias. Este sistema es ideal para pequeñas poblaciones y áreas rurales debido al espacio necesario.

El proceso no solo limpia el agua, sino que también produce biomasa de microalgas útil como biofertilizante y en biotecnología, cosméticos, y producción de biogás. Este sistema es ecológico, no emite CO2 ni otros gases contaminantes, no produce olores y consume poca energía, contribuyendo a una economía circular.

El Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis suministra las microalgas iniciales para el proyecto. La empresa ha trabajado durante cinco años en el Centro de Nuevas Tecnologías del Agua y actualmente la Diputación de Sevilla ha licitado la primera depuradora comercial basada en esta tecnología.

Además, la empresa busca mejorar la calidad del aire mediante la captura de CO2 con microalgas, aplicable en industrias y espacios cerrados. Presentarán sus productos en la Feria TECMA en Madrid en junio de 2024.