Eurecat, un centro tecnológico líder, se ha unido al proyecto LIFE Biogasnet en Europa, contribuyendo al avance de una nueva tecnología de purificación de biogás. Esta innovación no solo eleva la calidad del biogás producido en plantas de tratamiento de residuos sólidos urbanos y depuradoras de aguas residuales, sino que también reduce la huella de carbono y promueve la descarbonización y la economía circular en el ciclo energético.

El enfoque adoptado se centra en la aplicación de tecnologías biológicas eficientes y de bajo coste para mejorar la calidad del biogás, lo que lo convierte en una fuente de energía alternativa más viable. El coordinador del proyecto, Xavier Gamisans, quien también es catedrático de la Universitat Politècnica de Catalunya en Manresa, destaca la importancia de esta solución.

La tecnología desarrollada ha sido sometida a rigurosas pruebas durante un año en una planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos en Cádiz y posteriormente en otra en la región de Ática, en Atenas, Grecia. Estas pruebas se realizaron utilizando diferentes fuentes de efluentes ricos en amonio para desulfurar el biogás, lo que validó su funcionamiento en entornos y condiciones diversos.

Además de las pruebas de validación, se llevaron a cabo estudios exhaustivos sobre el impacto ambiental de la tecnología para identificar los escenarios más favorables para su implementación. Frederic Clarens, director de la Unidad de Residuos, Energía e Impacto Ambiental de Eurecat, subraya la importancia de estos estudios.

Xavier Martínez, director de la Unidad de Agua, Aire y Suelos de Eurecat, señala que este proyecto es un ejemplo destacado del avance de las tecnologías biológicas para el tratamiento de gases, las cuales están ganando cada vez más interés y robustez en la industria.

La validación de la tecnología se realizó en dos instalaciones de tratamiento de residuos reales. En la instalación de Cádiz, se utilizó un biorreactor anóxico para eliminar el sulfuro de hidrógeno del biogás con una eficiencia superior al 97%. Mientras tanto, en la planta de Atenas, el proceso implicó la captura de amoníaco de los gases de extracción de una planta de compostaje, seguido de su transformación en sulfato mediante un proceso oxidativo.

El consorcio de LIFE Biogasnet, que incluye a la Universitat Politècnica de Catalunya, Eurecat, la Universidad de Cádiz, la Universidad Técnica Nacional de Atenas, así como a las empresas AERIS Tecnologías Ambientales y Bioreciclaje de Cádiz, ha desempeñado un papel crucial en el desarrollo y la validación de esta tecnología innovadora.