Científicos han desarrollado un sistema revolucionario de energía solar capaz de convertir agua salada en agua potable dulce, lo que podría significar un avance crucial en la lucha contra enfermedades transmitidas por el agua como el cólera. Publicado en Nature Water, el estudio revela que este proceso es más del 20% más económico que los métodos convencionales y puede ser implementado en áreas rurales de todo el mundo, promoviendo así un cambio radical en el acceso al agua potable en países en desarrollo.

El sistema, creado por investigadores del King’s College de Londres en colaboración con el MIT y el Instituto Helmholtz de Sistemas de Energía Renovable, aprovecha la energía solar para desalinizar el agua subterránea salina de manera más eficiente y asequible. Mediante un conjunto de membranas especializadas, se separa la sal del agua, produciendo un suministro constante de agua fresca y potable. Además, ajusta automáticamente el voltaje y la velocidad del flujo de agua salada, garantizando un rendimiento óptimo incluso bajo condiciones variables de luz solar.

El Dr. Wei He, líder del proyecto, enfatiza que esta tecnología no solo amplía las fuentes de agua disponibles para las comunidades, sino que también puede actuar como una medida preventiva contra emergencias de salud pública, como los brotes de cólera. Los resultados obtenidos en pruebas realizadas en comunidades rurales, como la aldea de Chelleru en India, demuestran la capacidad del sistema para producir hasta 10 metros cúbicos de agua potable al día, suficiente para abastecer a 3.000 personas, incluso en condiciones de variabilidad climática.

Además de su impacto inmediato en la salud y el acceso al agua, esta tecnología ofrece una solución sostenible y asequible para comunidades rurales en países en desarrollo, reduciendo significativamente la dependencia de la red eléctrica y las costosas baterías asociadas con la energía solar intermitente. El sistema también tiene aplicaciones potenciales en otros sectores, como la agricultura, donde la disponibilidad de agua dulce para riego es crucial, especialmente en un contexto de cambio climático y escasez hídrica global.

Con la intención de ampliar el alcance de esta innovación, el equipo planea colaborar con socios locales en India para difundir la tecnología y establecer una empresa dedicada a su comercialización y financiamiento. Además, aspiran a adaptar esta tecnología de bajo costo para otros fines, como el tratamiento de aguas residuales y la producción de productos alcalinos para abordar desafíos ambientales más amplios, como la acidificación de los océanos y la mitigación del cambio climático. En última instancia, esta iniciativa no solo podría transformar el acceso al agua potable, sino también contribuir significativamente a la sostenibilidad ambiental y al logro de objetivos globales de desarrollo.