Investigadores de la Universidad de Cambridge han desarrollado un dispositivo flotante alimentado por energía solar que puede convertir agua contaminada o de mar en combustible de hidrógeno limpio y agua purificada.

Inspirado en la fotosíntesis, el dispositivo utiliza un fotocatalizador en una malla de carbono nanoestructurada para generar hidrógeno a partir del vapor de agua. A diferencia de versiones anteriores, este dispositivo puede funcionar con fuentes de agua contaminada y produce agua potable al mismo tiempo.

Las pruebas demostraron su eficacia en aguas altamente contaminadas. El dispositivo busca abordar la escasez de agua potable y la producción de energía limpia en entornos remotos.

El profesor Erwin Reisner, líder del proyecto, destaca la necesidad de soluciones sencillas y versátiles para avanzar hacia una economía circular y un futuro sostenible.