Un nuevo estudio realizado por científicos del Instituto James Hutton y la Universidad de Aberdeen resalta la vulnerabilidad de los ríos del oeste y noroeste de Escocia al cambio climático. Aunque se espera un aumento general de las temperaturas de los ríos en Escocia, los ríos históricamente más fríos en estas regiones podrían experimentar un calentamiento más pronunciado en comparación con otras áreas del país. Esto podría llevar a que alcancen niveles similares a los ríos ya más cálidos del sur de Escocia, con consecuencias potenciales adversas para la industria, la calidad del agua y la vida silvestre.

El estudio, liderado por Eva Loerke, utilizó datos históricos mensuales de temperatura del agua de 45 cuencas que cubren el 43% de Escocia, creando modelos detallados de temperatura diaria del agua desde 1960. Los resultados sugieren un aumento general de hasta 0,6°C por década en la temperatura de los ríos en Escocia y proyectan incrementos más significativos, hasta 4°C, para 2051-2080 en aquellos ríos que experimentarían el mayor calentamiento.

Dada la importancia de los ríos escoceses para la industria, la biodiversidad y la calidad del agua, los investigadores abogan por un monitoreo más cercano y medidas preventivas. Proporcionan recomendaciones como aumentar la plantación de árboles y vegetación en las orillas de los ríos para mantenerlos más frescos, así como la implementación de soluciones basadas en la naturaleza, como atascos de troncos, para crear refugios más frescos.

El estudio, publicado en la revista Science of The Total Environment, no solo ofrece una visión detallada de la situación actual, sino que también sugiere que los modelos desarrollados podrían aplicarse a otros ríos, incluso afluentes más pequeños, permitiendo evaluar el riesgo de calentamiento del agua y tomar medidas preventivas adicionales. Se señala la necesidad de investigaciones futuras que consideren la influencia de cambios en la cubierta arbórea, la reducción de la capa de nieve y la interferencia humana, como represas o bombeo de agua, para mejorar aún más la precisión de los modelos.