Las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) son efectivas para eliminar contaminantes comunes, pero a menudo dejan pasar pequeñas cantidades de contaminantes orgánicos traza, sustancias nocivas que pueden persistir en el medio ambiente y representar riesgos para la salud. Estos incluyen químicos como el bisfenol y sustancias perfluoroalquilas, que carecen de un monitoreo adecuado, especialmente en áreas menos desarrolladas. Aunque la tecnología ha mejorado para detectar estos contaminantes, no se ha realizado un estudio detallado a nivel nacional.

Un estudio publicado en Eco-Environment & Health ha revelado amenazas ecológicas significativas derivadas de trazas de contaminantes orgánicos en los efluentes de plantas de tratamiento de aguas residuales (EDAR) en toda China. La investigación exhaustiva analizó 302 trazas de contaminantes en 46 EDAR, identificando 216 compuestos de 11 clases químicas. Sustancias como PFAS y BP fueron los principales contribuyentes, representando el 59% de la contaminación total.

El riesgo ecológico se evaluó mediante el Cociente de Riesgo (RQ), identificando 119 contaminantes con riesgos significativos y 23 que requieren atención inmediata. Se destacó una disparidad regional en las concentraciones y riesgos de contaminantes en toda China. El investigador principal, Guanghua Lu, subrayó la necesidad urgente de un monitoreo más completo y medidas regulatorias más estrictas.

El estudio destaca la necesidad crítica de una eliminación específica de contaminantes, mejoras en las tecnologías de tratamiento y regulaciones más estrictas para abordar los peligros ecológicos de los contaminantes orgánicos traza en los efluentes de las EDAR. Aboga por una estrategia equilibrada que combine avances tecnológicos con aplicación regulatoria para proteger los ecosistemas acuáticos y la salud pública.

La investigación proporciona datos esenciales para administradores ambientales y formuladores de políticas, identificando contaminantes clave para un control específico en los efluentes de las EDAR. Al resaltar la necesidad de métodos avanzados de eliminación y regulaciones ambientales más estrictas, el estudio desempeña un papel fundamental en la protección de los recursos hídricos naturales y el bienestar de las comunidades.