Un sorprendente fenómeno en la evaporación del agua ha sido descubierto por un equipo de investigadores del MIT, y podría tener un impacto significativo en una variedad de aplicaciones, desde la desalinización del agua hasta la modelización del cambio climático.

Hasta ahora, se entendía que la evaporación del agua ocurría principalmente debido al calor, pero los científicos se han dado cuenta de que la luz solar, en ciertas condiciones, puede provocar la evaporación de manera más eficiente que el calor. Este fenómeno, que ha sido denominado «efecto fotomolecular», ocurre en la interfaz donde el agua se encuentra con el aire, y puede duplicar o incluso triplicar la tasa máxima teórica de evaporación.

Los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos y simulaciones utilizando un material similar a una esponja conocido como hidrogel, en el que el agua se evaporaba a un ritmo mucho mayor de lo que se esperaba. Descubrieron que los fotones de luz estaban arrancando haces de moléculas de agua de la superficie del agua en la capa límite entre el agua y el aire.

Este hallazgo podría tener un impacto significativo en diversas áreas. En la desalinización del agua con energía solar, por ejemplo, podría aumentar la eficiencia del proceso, potencialmente permitiendo la producción de hasta tres o cuatro veces más agua dulce a partir del agua salada. Además, el efecto fotomolecular podría utilizarse en procesos de enfriamiento por evaporación, lo que resultaría en sistemas de enfriamiento solar altamente eficientes.

Además de las aplicaciones prácticas, este descubrimiento podría influir en la formación de niebla y nubes, lo que podría ser crucial para mejorar la precisión de los modelos climáticos. Los investigadores planean seguir trabajando en cómo aprovechar este fenómeno para diversas aplicaciones y colaborar con otros grupos para replicar y comprender mejor estos hallazgos inesperados.

Este sorprendente hallazgo desafía las concepciones tradicionales sobre la evaporación del agua y tiene el potencial de cambiar la forma en que abordamos una variedad de procesos industriales y climáticos en el futuro.