Los científicos del Centro de Ecología e Hidrología del Reino Unido (UKCEH) han desarrollado un método para detectar sustancias químicas tóxicas provenientes de neumáticos en ríos, arroyos y lagos, abordando así una de las principales fuentes de microplásticos en el agua. El desgaste de neumáticos, una causa importante de microplásticos en los ríos, plantea un riesgo significativo para la vida silvestre. El enfoque del proyecto se centró en el aditivo 6PPD, común en neumáticos para prevenir la degradación del caucho. Este aditivo se degrada en el medio ambiente, convirtiéndose en un compuesto tóxico, 6PPD-quinona, vinculado a la mortalidad de salmones y truchas.

El Dr. Richard Cross del UKCEH explicó que, aunque los neumáticos son difíciles de investigar debido a las formulaciones secretas, el 6PPD es un marcador confiable de la presencia de caucho de neumáticos. El método de muestreo se aplicó en los ríos Támesis e Irk, mostrando variaciones entre sitios contaminados y menos contaminados. Se utilizó cromatografía de gases y espectrometría de masas para analizar las muestras y detectar 6PPD.

El proyecto no solo identifica sustancias tóxicas, sino que también establece un método para cuantificar microplásticos en sedimentos y aguas, permitiendo comprender la contaminación por desgaste de neumáticos en comparación con otras fuentes de microplásticos en ríos. La sustancia química 6PPD fue priorizada por la Agencia de Medio Ambiente, y este método proporciona una herramienta esencial para comprender sus riesgos en las aguas dulces del Reino Unido, dirigida a gobiernos, reguladores y fabricantes de neumáticos.