Un equipo de ingenieros del MIT y de China ha desarrollado un dispositivo de desalinización solar completamente pasivo inspirado en el océano y alimentado por el sol. Su diseño utiliza luz solar para calentar agua salada, generando vapor de agua que se condensa en agua potable. Este proceso se basa en la circulación de agua similar a la convección termohalina en el océano, donde las diferencias de temperatura y salinidad impulsan el movimiento del agua.

El dispositivo tiene una alta tasa de producción de agua y un alto rechazo de sal en comparación con otros conceptos de desalinización solar pasiva. Los investigadores estiman que, con un tamaño de maleta pequeña, podría producir entre 4 y 6 litros de agua potable por hora y durar varios años antes de requerir piezas de repuesto, a un costo más bajo que el agua del grifo. Un dispositivo a mayor escala podría satisfacer las necesidades diarias de una familia pequeña o abastecer a comunidades costeras aisladas.

El diseño utiliza una caja con una capa evaporadora en la parte superior y una capa de condensación en la parte inferior. El agua fluye a través de la caja y forma remolinos, lo que facilita la evaporación y evita la acumulación de sal. Este enfoque innovador se considera prometedor para regiones con problemas de alta salinidad en el agua y ofrece una solución sostenible y escalable para la producción de agua potable.

 

Fuente: Instituto de Tecnología de Massachusetts.