El profesor Patrick Doyle y su equipo del Departamento de Ingeniería Química del MIT están desarrollando una tecnología innovadora para eliminar microcontaminantes del agua, utilizando moléculas «zwitteriónicas» que poseen cargas positivas y negativas. Estas moléculas se incorporan en hidrogeles, actuando como andamios porosos que capturan microcontaminantes orgánicos e inorgánicos de manera sostenible. A diferencia de enfoques anteriores que usaban moléculas zwitteriónicas como recubrimientos, aquí se utilizan para formar la columna vertebral del hidrogel, resultando en una estructura robusta y porosa.

El grupo de investigación, respaldado inicialmente por una subvención de J-WAFS, publicó sus avances en un artículo de Nature Water. Su plataforma de hidrogel, basada en moléculas zwitteriónicas, demuestra una absorción más rápida de microcontaminantes que el carbón activado, el método convencional. Además, la plataforma es versátil y puede adaptarse para tratar diversos contaminantes sin necesidad de grandes instalaciones. Una ventaja crucial es que las partículas del sistema son regenerables, lo que evita la contaminación continua asociada con otros métodos.

La creciente preocupación por los microcontaminantes, impulsada por cambios climáticos y regulaciones ambientales, hace que métodos de tratamiento de agua más eficientes y sostenibles sean necesarios. El grupo de Doyle busca llevar su tecnología al mercado con el respaldo adicional de J-WAFS Solutions, explorando aplicaciones que van desde sistemas industriales hasta dispositivos portátiles. La colaboración entre investigadores y estudiantes universitarios ha sido crucial en el éxito del proyecto, destacando la importancia de involucrar a futuros ingenieros en soluciones sostenibles para desafíos ambientales.