Investigadores de la Escuela de Ingeniería Tandon de la Universidad de Nueva York han logrado un avance significativo en la desalinización por flujo redox (RFD), una técnica electroquímica emergente con la capacidad de convertir agua de mar en agua potable y almacenar energía renovable de manera asequible. Publicado en Cell Reports Physical Science, el equipo liderado por el Dr. André Taylor aumentó la eficiencia del sistema RFD en un 20% al tiempo que redujo la demanda de energía optimizando los flujos de fluido.

RFD ofrece beneficios escalables y flexibles para el almacenamiento de energía, permitiendo la utilización eficiente de fuentes renovables intermitentes. Además, presenta una solución novedosa a la crisis global del agua. Al integrar almacenamiento de energía y desalinización, el objetivo es crear una solución sostenible que satisfaga la demanda de agua dulce y promueva la conservación ambiental y la integración de energías renovables.

La RFD puede reducir la dependencia de las redes eléctricas convencionales y facilitar la transición hacia un proceso de desalinización del agua neutral en carbono y ecológico. La integración de baterías de flujo redox mejora la eficiencia y confiabilidad del sistema, alineándose con los requisitos fluctuantes de los procesos de desalinización.

La complejidad del sistema implica la división del agua de mar en corrientes de salinización y desalinización mediante tecnología avanzada de impresión 3D. El sistema puede operar en un solo paso o en modo por lotes para producir agua potable. En la operación inversa, la energía química almacenada se convierte en electricidad renovable, permitiendo que los sistemas RFD sirvan como una forma única de «batería» capturando el exceso de energía de fuentes solares y eólicas.

Este avance, liderado por el doctorando Stephen Akwei Maclean, sugiere una vía prometedora hacia un proceso RFD más rentable, crucial en medio de la creciente escasez de agua y el cambio climático. La investigación se alinea con la misión de DC-MUSE, una iniciativa de NYU Tandon comprometida con la descarbonización de la fabricación química mediante electrificación sostenible.

El estudio también destaca la colaboración internacional, con la participación esencial de Guo-Ming Weng de la Universidad Jiao Tong de Shanghai. La publicación marca el hito número 100 del Laboratorio de Dispositivos y Materiales Transformadores de Taylor, reflejando su compromiso duradero con la investigación transformadora en el campo de la energía.